¿Quitar la sal como prevención cardiovascular?

Siempre hemos escuchado como medida prioritaria para prevenir enfermedades cardiovasculares que debemos llevar una dieta baja en sal de manera estricta.

Esta recomendación no solo es en prevención primaria, sino también con pacientes crónicos o hipertensos, pero, ¿hasta qué punto es necesaria la restricción?.

Un reciente estudio asocia las dietas bajas en sal a un consumo menor de energía y mayor en medicamentos, sobre todo en personas mayores, algo que no sería muy beneficioso.

Quizás, y según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la mejor solución sea llegar a un punto intermedio entre la restricción estricta y el consumo elevado de sal, siendo su consumo de manera moderada.